Jabones

Nuestro proceso de elaboración se realiza:

Sin colorantes artificiales (solo hierbas y semillas)

Sin conservantes (sin parabens ni propylene glycol)

Sin perfumes (solo aceites esenciales puros)

Sin testear en animales

Utilizamos en nuestros jabones ingredientes naturales y orgánicos. Una cuidadosa combinación de aceites vegetales, hierbas orgánicas y aceites esenciales.

Aceite de oliva virgen extra provenientes de olivares orgánicos para una profunda humectación, un poco de aceite de coco para lograr una buena espuma y una pequeña cantidad de aceite de palma para darle dureza y una larga vida útil al jabón. Como nutrientes algunas variedades llevan aceite de jojoba, de ricino, de rosa mosqueta, manteca de cacao, cera de abejas y miel. Consideramos que la cera y la miel no son derivados de animales, como algunos creen, sino que son maravillosamente elaborados por ellos.

 

Los jabones Rehue están elaborados a mano usando el antiguo y tradicional “proceso en frío”.

Este método en frío permite mantener todas las propiedades y vitaminas de los aceites y principalmente conservar su glicerina natural.

La glicerina es un buen emoliente ya que atrae la humedad del ambiente ayudando a que ésta permanezca en la piel.

 
No contienen sebo o grasa animal como los jabones industriales.
El sebo que es altamente saturado, obstruye los poros y el sistema respiratorio de la piel, causando también eczemas en personas de piel sensible.

Los agregados químicos y perfumes producen a menudo reacciones alérgicas e irritaciones.


Al final del proceso de elaboración se le incorporan cereales, semillas, aceites esenciales puros naturales

y plantas medicinales, estas últimas provenientes, en su mayoría, de cultivos orgánicos propios.

Son incorporadas en infusión con agua de lluvia, en maceraciones  solares/lunares y trituradas e incorporadas en su estado natural,

que le dan al jabón color y textura, además de las propiedades medicinales.

El agregado de hierbas curativas incrementa el poder de 

calmar, limpiar y proteger nuestra piel y los órganos del cuerpo

que ella recubre de una manera más sana.

Al elegir cualquier producto cosmético o medicinal, no olvidemos que lo que va sobre nuestra piel, va también dentro de nuestro cuerpo.

Nuestros jabones tienen un período de curación y estacionamiento aireado de 30 a 45 días, que le otorgan dureza, un ph balanceado y una exclusiva suavidad.

Llevamos a cabo este proceso con fórmulas investigadas, probadas y perfeccionadas cuidadosamente durante años, en pequeños lotes de manera de poder

realizar un control de calidad responsable. La cantidad no es nuestro objetivo.

Cada jabón luego es cortado, pulido y empaquetado a mano.

Cada jabón es único.

Materias primas

Utilizamos solamente ingredientes naturales y orgánicos cuidadosamente seleccionados.

 

Agua de lluvia

El agua de lluvia, que es uno de los ingredientes esenciales en el jabón, es recolectada luego de la lluvia y filtrada. Utilizando agua de lluvia evitamos algunos metales pesados y el cloro, al mismo tiempo que hacemos uso de lo que la naturaleza nos brinda. De esta forma incorporamos a nuestros jabones la energía del cielo. Esta agua concentra la energía  del ciclo natural.

Aceite de oliva

Aceite de coco

Aceite de palma

Aceite de jojoba

Aceite de ricino

Aceite de rosa mosqueta

Manteca de cacao

Cera de abejas

Miel

Semillas de lino orgánicas

Granos de avena orgánicos

Canela

Hierbas medicinales

Aceites esenciales

Cuidado de la piel y el pelo

Además de jabones elaboramos aceites naturales, lociones y tónicos para el rostro, sales de baño, desodorantes, pasta dentífrica, cremas, y productos para el cuidado del pelo como shampoo en barra y enjuagues.